30 marzo 2017

Me gusta ser responsable, es agradable tener la confianza y respeto de las personas... pero extraño mucho valer verga... pero valer verga bien, en Guanajuato o Zacatecas. No en el metrobús.

Hace mucho tiempo que no escribo, comienzo a sentir como mi IQ disminuye. Además creo que algo parecido a la dislexia me esta atacando :(

Creo que el problema con ser una chavita bien , es que todo el mundo espera, tienen expectativas increíbles sobre mi futuro... ¡Y yo ni si quiera sé que color de labial usar hoy, o si debería bañarme o no! Terminar la universidad, ser buena diseñadora, trabajar para buenas marcas como visual, crear una propia empresa, viajar, tener un auto, enamorarme, tener hijos, educarlos como ciudadanos útiles, morirme, "viejita y desmadrosa", pero siempre correcta, porque soy el ejemplo de mis hermanos y primos.

Amigos, no quiero tener una maldita empresa, la mitad de la semana dudo que el Diseño sea mi profesión indicada, y la otra mitad quisiera estar en las polinesias francesas o en Oaxaca. No quiero un auto, no quiero un departamento enorme, no quiero enamorarme y tener hijos, porque no quiero dedicar mi vida a alguien. Me da mucho miedo no ser feliz, me da miedo decepcionar a mi padre y a mi abuelo, pero alguien debería decirles que no soy tan lista como ellos creen y que tal vez no sea la niña que cambie el sistema. Parece que ven en mi un premio Nobel, o la portada de un libro de texto de primaria.

Sólo necesito un respiro, y estar en la carretera.

18 febrero 2017

Cuando empecé este blog tenía 14 años, era el 2010. Acaba de comenzar la preparatoria. Era feliz. En este pequeño lugar del intenet he plasmado mis miedos, mis sueños, mis experiencias. Hoy tengo 21 años y sigo siendo igual de ridícula, sufriendo por tonterías. Empecé este post con la intención de desahogar mis tristezas, mientras hablaba con uno de mis viejos amores, que gracias a la vida se convirtió en uno de mis grandes amigos, y aunque ya no siento que no puedo respirar la idea sigue dando vueltas en mi cabeza. Hace un par de años (creo) mi mejor amigo de toda la vida dejo de hablarme. estaba tan perdida en alcohol, drogas y problemas vanos que no me enteré del motivo... creo que ni siquiera dolió, crecí, me conocí, me amé de nuevo, comencé una vida estable, llena de amor, trabajo y metas, que me olvide de lo que hice, de la vergüenza, del miedo, y sobretodo olvidé que había lastimado a personas que amaba.

Hace un par de semanas tuve un sueño, estaba él. Me estaba cuidando. Me advertía... Desperté, con un nudo en la garganta y nostalgia en mi corazón. Lo busque como loca, no lo halle. tuve esa sensación, temí por él, pensé en ir a su casa, hice todo un plan para encontrarlo... y ahora que lo veo, pude haber viajado con tal de saber de él. Unos días después me llego una solicitud con su nombre. Intercambiamos palabras y de repente regresó todo como una bomba a mi cara. Y no puede moverme más.

Lo extrañaba, quería saber todo sobre él, conocerlo de nuevo, quería verlo y hacerle muchas preguntas, saber de su familia, de sus nuevos amigos... de Alex, quería hacerle una casa entre mis brazos para que nada lo pudiera lastimar... porque él estuvo ahí, siempre, pero también me hacia recordar y quería que se fuera que se olvidara de mi otra vez.

Lo publique en facebook, porque además de confesar nuestras intimidades borrachos, a los jóvenes de la actualidad nos gusta publicar nuestros problemas vanos en internet, Orlando lo vío y me marco, creo que le gusta verme así porque le recuerda que no soy un robot sin sentimientos. Lo platicamos.

- Sólo háblale, si él te busco y te hablo no veo porque no querría ser tu amigo.
- Tal vez ya lo pensó mejor. ¿Y si le digo que tengo algo que darle y le doy un queso? Una vez me comí todo el queso que su papá tenía en el refrigerador porque estaba muy borracha.
- O mejor solo le hablas, mariquita.

Y juro que muero por hablarle, pero yo nunca busco nadie, las personas solo vienen a mi.

Vida. ¿Qué chingados te propones?

Se siente tan bien escribir, jo.